Beatriz Serrano. Tecnipublicaciones: "El cliente quiere un trabajo de máxima calidad sin esperas innecesarias" imagen

Beatriz Serrano, Directora editorial de Nuestros Talleres y Posventa.com (Tecnipublicaciones), comparte con nosotros su opinión sobre los atributos que definen a los mejores pintores de automóviles de la posventa del automóvil.

"Que cuente con una gran cualificación técnica, para identificar y reproducir el color de forma precisa, y que participe de cursos de formación para reciclarse y adaptarse a la última tecnología disponible en el mercado", nos comenta.

También, es evidente, incide en que un buen pintor debe de contar con el necesario "conocimiento de las propiedades de cada producto utilizado, así como de los procesos más rentables para su aplicación, sin malgastar tiempo, para obtener una reparación eficiente y mayor rotación en el taller. Es decir, reparaciones en menos tiempo y con un menor consumo".

"Cuidar la limpieza en el proceso y gestionar correctamente el material. Cumplir con la normativa vigente y con criterios de calidad", con igualmente, desde su punto de vista, otras de las características deseables en este tipo de profesional, así como la "adaptación al nuevo perfil del cliente y la mejora en los niveles de servicio de acuerdo a las exigencias de un automovilista más informado. El pintor debe tener conocimientos de técnicas de atención y fidelización en cuanto al automovilista se refiere", concluye.

Y es que ese cliente del taller de chapa y pintura espera de él "una gran profesionalidad, cualificación técnica y eficiencia en el proceso de reparación, con el fin de tener el vehículo en la fecha de entrega convenida con el taller. En definitiva, un trabajo de máxima calidad sin esperas innecesarias".

Respecto a los desafíos de futuro a los que se enfrenta este colectivo de profesionales, Beatriz Serrano apunta: "La aparición en el mercado de vehículos más complejos, que incorporan nuevos colores cada vez más sofisticados y atrevidos, lo que obliga al pintor a conocer y disponer de la última tecnología para su identificación, como los espectrofotómetros de última generación, bases de datos de color o software de gestión", concluye.

"Para ello, el profesional debe contar con una mayor cualificación a través de la formación continua, con el fin de adaptarse a las nuevas herramientas y soluciones disponibles en el mercado. El objetivo final es que el trabajo sea asumible por el pintor sin errores ni repetición de trabajos".

"Por otro lado, -señala- las aseguradoras ejercerán mayor presión sobre el taller de chapa y pintura, de modo que el pintor debe establecer una relación de colaboración con el perito para aumentar la eficiencia en la gestión de siniestros y que el proceso de reparación sea más ágil".

Volver