¿Necesitas ayuda?

taller de carrocería

La pandemia del coronavirus tendrá un importante impacto en los negocios de chapa y pintura, si bien los talleres tienen a su alcance armas eficaces para contrarrestar sus efectos negativos.

Siete meses después de declararse la pandemia mundial por el Covid-19, y también del estado de alarma en España para evitar la propagación del SARS-CoV-2, aún es difícil saber o predecir cuándo podrá recuperarse la normalidad y el ritmo económico y social existente antes de su aparición.

Con los talleres de carrocería habiendo recuperado, si no toda, al menos gran parte de su actividad, uno de los elementos que más preocupa a gerentes y responsables de talleres de carrocería es saber cómo cerrarán el ejercicio. Un 2020 marcado indudablemente por la pandemia y en el que aspectos como la digitalización, la gestión eficiente del taller, o la mejora de los procesos han cobrado aún mayor protagonismo.

No en vano, estos elementos son fundamentales (y lo serán aún más en el futuro) para salvar una cuenta de resultados muy castigada por la actual crisis.

¿Cómo afectará la crisis al sector en 2020? Los números…

Un estudio elaborado por Solera ha realizado una comparativa entre las previsiones de facturación que había para el sector este año 2020 antes de que saltara la crisis generada por el Covid-19 y otra previsión, ya descontando el impacto que ésta tendrá en los negocios de reparación tanto de mecánica como de carrocería.

Así, según dicho informe, mientras la previsión inicial para el sector de la carrocería era de cerrar el ejercicio en una facturación conjunta de 4.719 millones de euros, ésta se quedará en unos 3.808 millones, lo que supone una diferencia del -19% y una caída del 15,5% respecto a la facturación de 2019.

Esos 3.808 millones de cifra de negocio procederían en un 49% de los recambios, un 40% de la mano de obra y un 11% del material de pintura, según Solera.

En conjunto, el sector de la reparación de vehículos en España perderá un 17% de los ingresos calculado para este año por la incidencia de la pandemia (12.064 millones frente a los 14.548 inicialmente previstos) —lo que supondrá una caída del 14,8% frente al año pasado—, con la mecánica sufriendo algo menos su impacto (-16% menos de lo previsto y un 14,5% que en 2019).

¿Qué puede hacer el taller de carrocería para superarla?

No hay fórmulas mágicas ni nada desconocido, sólo que ahora cobran mayor relevancia todavía. Y todo se centra en hacer del nuestro, un taller más eficiente y productivo, que permita sacar el mayor rendimiento a cada una de las operaciones que se realizan en nuestras instalaciones para sacarles la mayor rentabilidad.

Para ello, el taller cuenta con poderosas armas como apoyarse en partners que les aportan valor y en las herramientas y materiales que permiten trabajos más eficientes y que ahorran tiempo y costes (con RCT de PPG los talleres reducen los tiempos de reparación de los vehículos hasta en 3:30 horas y se consigue ahorrar hasta un 50% en consumo energético, en una reparación de tres paneles con un daño medio/leve).

De igual forma, si no lo hemos hecho ya, poner en marcha nuevos servicios también ayudará a generar más ingresos para el taller. Ese es el caso, por ejemplo, de las ‘SMART repair’ o reparaciones rápidas de carrocería.

Y todo ello, sin perder el foco en el cliente, el gran motor del negocio de chapa y pintura y cuya relevancia es vital. De este modo, son objetivos prioritarios, tanto proporcionar la mejor experiencia de cliente posible dadas las circunstancias, así como poner en marcha una estrategia que nos ayude a captar nuevos clientes y retener a los ya existentes (en este post te contamos cómo realizar análisis eficaces de tu competencia).

¿Sabes cómo mejorar los procesos en tu taller para hacerlo más eficiente, productivo y rentable? Obtén tu certificación Green Belt con PPG.

Y si lo que buscas es un taller más próspero, quizá te interese nuestro post ¿Cómo preparar de forma correcta el área de pintura de nuestro taller?

Volver