¿Necesitas ayuda?

Cómo conseguir que tu taller de chapa y pintura esté listo para la vuelta a la actividad tras la crisis del COVID-19

Trazar un plan para que tu taller de carrocería esté preparado para la reactivación de la actividad tras el confinamiento es clave para encarar la vuelta a la normalidad con garantías.

La crisis del COVID-19 o coronavirus mantiene activo el estado de alarma en nuestro país hasta, al menos, el 9 de mayo. Además, ya sabemos que la famosa ‘desescalada’ se irá efectuando de forma escalonada, por lo que aún no hay en el horizonte una fecha confirmada de regreso a la ‘normalidad’ más allá de que probablemente, durante el mes de mayo, habrá una relajación de las medidas de confinamiento. Esto haría posible, por ejemplo, que algunos sectores económicos regresen al trabajo, especialmente ciertas actividades, aunque sea con restricciones. Y también, que se muevan más coches… Coches que tendrán que volver, poco a poco, a necesitar los servicios de un taller de chapa y pintura. ¡Tenemos que estar listos para atenderlos!

 

 

Un plan para el regreso a la actividad post coronavirus

Sean o no los talleres de reparación de vehículos —confiemos en que sí— una de estas actividades, es fundamental estar preparados para ese momento. Ya comentamos en un post anterior que en este instante es importante hacer un examen exhaustivo del negocio. Vigilar y garantizar su liquidez a corto y medio plazo. Pero no sólo hay que preparar el taller desde un punto de vista financiero, tenemos también que trazar un plan para que nuestra empresa de reparación de chapa y pintura se prepare este lista para prestar servicios.

Este plan debe tener en cuenta diversos elementos: ¿Está el taller a punto? ¿Será posible garantizar la seguridad de trabajadores y clientes una vez reabramos las puertas al público? ¿Conozco las medidas que se deben adoptar? ¿Podré contar con todo el equipo? ¿Y qué pasa con los suministros? ¿Están garantizados?

Para estas y otras preguntas conviene tener respuestas antes de reiniciar la actividad en el taller. El objetivo, poder dar una rápida respuesta a las necesidades de nuestros clientes… pero también a las de nuestra empresa. Y sobre todo, presta especial importancia al capital humano de la empresa: es imprescindible que mantengas una relación fluida con la plantilla de tu taller y comprobar, regularmente, que se encuentran bien durante todo el tiempo de confinamiento. Sin duda, serán un factor clave al reanudar la actividad.

Mientras regresa la ‘normalidad’…
No lo dudes: es posible aprovechar el cierre del taller para mejorar nuestros servicios y que la vuelta a la normalidad sea en las mejores condiciones.

Gestión del personal

Si tu taller de carrocería se mantiene cerrado y su personal permanece confinado en sus domicilios (sea con ERTE o no) es fundamental mantener el contacto con todos ellos. Interesarnos regularmente por su estado salud -especialmente de aquellos que vivan solos- y sus familiares es un buen punto de partida. Además, las nuevas tecnologías facilitan la realización de videoconferencias con las que reunir al equipo, al menos de manera virtual, para facilitar información sobre la evolución de los planes de la compañía y la preparación del regreso.

Esto no sólo influye positivamente en la motivación del equipo (mostrar siempre se agradece). También es positivo porque permite conocer sus inquietudes de cara al regreso al taller, o algo tan básico como saber si se han contagiado por el coronavirus (o están en cuarentena por el contagio de algún familiar) y si podremos contar con ellos en el momento de reabrir al público.

Ten en cuenta que hay ciertos trabajadores clave para el funcionamiento del taller y que, de no estar listos cuando llegue el momento de reiniciar la actividad, deberán ser sustituidos o, al menos, tendremos que buscar una alternativa para cubrir su ausencia temporal (a través de una reasignación de funciones, por ejemplo).

Recuerda que todo esto no debe dejarse a la improvisación: cuanto antes tengamos contemplados todos estos eventuales contratiempos, más fácil será retomar el ritmo del taller.

Además, la ocasión favorece el seguimiento de cursos online, video tutoriales y webinars como los que ofrece PPG a los pintores a través de distintas plataformas para que el equipo del taller pueda seguir adquiriendo y refrescando sus conocimientos técnicos.

Gestión del negocio

Evidentemente, la gestión del negocio en estos momentos, y más si el taller permanece cerrado, pasa, sobre todo, por asegurar su capacidad financiera. Ese debe ser nuestro primer objetivo. En este sentido, ya lo hemos comentado, un aspecto esencial será mantener su liquidez (no te pierdas nuestro post anterior al respecto).

Una vez cubierta esta fase, una adecuada gestión pasará a poner el foco en otros elementos como la eficiencia y productividad futuras. Por eso, asegurar que maquinaria y herramientas se encuentran en buen estado también es clave en este tiempo: valora realizar una revisión de todas ellas y, si es el caso, efectuar las operaciones de mantenimiento que sean necesarias. En su caso, adquiere los materiales y herramientas que puedas requerir en el regreso a la actividad. En este sentido -lo veremos-, es clave también mantener un contacto fluido con tus proveedores: saber en qué estado se encuentran, cómo han afectado las restricciones sanitarias a su actividad y nivel de servicio y cómo se están adaptando también ellos a la paulatina reactivación de la economía.

De igual forma, es necesario preparar el plan del taller que asegure la salud de trabajadores y clientes. Un plan que debe contemplar desde las medidas de higiene personal a la de las instalaciones, pasando por la adquisición (si fuera necesario) tanto de EPIs, guantes o mascarillas, y garantizar su aprovisionamiento.

En este sentido, podemos tener como base el protocolo marco acordado por las asociaciones del sector de automoción con los principales sindicatos para la plena protección de trabajadores y clientes en la vuelta a la actividad. Dicho protocolo incluye un apartado especial para las áreas de venta y posventa de los concesionarios, y cuyas medidas son extrapolables a los talleres de carrocería. Asimismo, es recomendable consultar la información específica que a tal efecto hayan elaborado las distintas patronales de talleres a las que pertenezca tu empresa.

Entre las medidas a valorar o tener listas para cuando toque reabrir las puertas del taller, debemos de tener en cuenta, por ejemplo, cómo y cada cuánto tiempo se van a desinfectar las instalaciones (maquinaria, espacios comunes), si vamos a contar con todo el personal desde el principio o no para mantener las medidas de distanciamiento y cómo hacerlo, de qué manera vamos a intervenir en los vehículos o si vamos a clausurar temporalmente la sala de espera (si disponemos de ella), entre otras.

Por último, no olvides que este tiempo de inactividad puede ser una ocasión perfecta para reacondicionar las instalaciones del taller acometiendo esas operaciones que, por culpa de la carga de trabajo del día a día, puede que habitualmente pospongamos. Por ejemplo: limpiar a fondo las instalaciones; revisar nuestro plan de tratamiento de residuos; pintar nuestras instalaciones, hacer inventario, mejorar nuestra fachada e imagen corporativa…

Gestión de nuestras relaciones con proveedores y clientes

Sí. También durante este periodo de cierre forzoso debemos seguir en contacto con todos aquellos que desempeñan un papel clave en el día a día del taller: proveedores, clientes (particulares y corporativos)…

De este modo, y como avanzábamos antes, mantener una comunicación fluida con nuestros proveedores nos permitirá saber si ellos también estarán listos cuando se reinicie la actividad. Asimismo, este contacto nos permite anticipar necesidades y hacer encargos de ese material y/o herramientas que sepamos que vamos a necesitar y que podrían ir suministrándonos (si es posible) para no tener que esperar a que el taller haya abierto, evitando así eventuales demoras o tiempos muertos.

Asimismo, mantener el contacto con nuestros clientes, ya sean particulares o corporativos (aseguradoras, flotas…), nos ayudará a que tengan presente que pueden contar con nuestros servicios desde mismo momento en el que el taller reabra sus puertas.

Del mismo modo, es interesante mantener informados a los clientes particulares de nuestra disponibilidad a través de nuestros canales habituales de comunicación, y valorar la oportunidad de preparar campañas de marketing específicas, de reserva de citas o de servicios (por ejemplo, con descuentos si el pago es por adelantado) de modo que podamos incentivar la llegada al taller de esos coches que han estado parados largo tiempo.

En este aspecto, tu presencia online (web y especialmente en redes sociales) se convierte en tu mejor escaparate y el canal más directo para mantener ese contacto. Ahora que tenemos más tiempo, puede ser interesante dedicar más esfuerzos a cultivar la faceta digital del taller.

¿Y qué más puedes hacer?

Como ves, tener el cierre echado no significa que no puedas hacer nada por tu negocio de reparación en estos momentos. Aparte de todo lo comentado, es un buen momento para revisar, por ejemplo, las necesidades de formación de nuestro equipo. Así, puedes aprovechar, por ejemplo, los recursos online que pone a tu disposición PPG. No sólo desde nuestro canal de Youtube sino también a través de los cursos online en marcha.

Asimismo, puede ser una buena idea explorar las nuevas vías de negocio que tras el confinamiento parecen abrirse para el taller. Por ejemplo, incorporar a nuestra oferta de servicios aquellos destinados a higienizar el coche de nuestros clientes al hilo de las medidas de higiene y seguridad que habrá que adoptar en el taller en la etapa post COVID-19.

Además de incrementar nuestra actividad online, también podemos valorar la presencia (si no la tenemos ya) de nuestro taller en plataformas (o buscadores) que ponen en contacto a talleres con clientes o en mejorar otros aspectos como su página web y posicionamiento en Internet, nuestra presencia en Google Maps… Aquí también puedes contar con la ayuda de PPG, y nuestros cursos sobre marketing digital.

Estos elementos, y alguno más, deberían estar presentes en un Plan de Marketing que, si aún no has definido, puedes aprovechar a perfilar ahora. Y más teniendo en cuenta que podría ser clave para cuando vuelvas a la actividad.

¿Quieres un taller más próspero? Quizá te interese nuestro post sobre ¿Cómo preparar de forma correcta el área de pintura de nuestro taller? O quizás quieras conocer qué es la metodología Lean Six Sigma con la que desde PPG hemos ayudado a centenares de clientes a mejorar su desempeño y alcanzar sus objetivos comerciales, como en estos casos de éxito.

Volver