¿Necesitas ayuda?

Cómo cuidar los materiales de pintura (y el taller) durante los meses de más frío para no comprometer las reparaciones

En el ecuador del otoño 2021 y ya casi olvidadas las buenas temperaturas que hemos disfrutado hasta hace poco, el cambio al horario de invierno nos recuerda que los días frío intenso están a la vuelta de la esquina.

En este sentido, además de prepararnos (sobre todo, mentalmente) para los meses con los días más cortos, también es un buen momento para empezar a pensar en cómo preparar los materiales que usaremos en el taller de carrocería, especialmente la pintura (pero no sólo), para que el invierno no los afecte.

Y es que, dentro del taller de carrocería podemos llevar a cabo muchas mejoras para ayudar a prepararnos para la estación más fría del año

Cómo preparar el taller

El polvo y la suciedad pueden causar serios problemas durante el proceso de reparación de un vehículo en el taller de chapa y pintura. No en vano, muchos defectos de repintado se produce por suciedad y polvo en suspensión.

De este modo, es importante, de cara al invierno, época en la que se procurará que el taller esté más resguardado del exterior (y, por lo tanto, tendrá menos ventilación), que hagamos una limpieza a fondo así como limpiezas periódicas ‘de mantenimiento’ para evitar precisamente la acumulación de toda suciedad.

Ten en cuenta que un taller más limpio y ordenado no solo facilitará la búsqueda de productos con mayor rapidez, sino que también puede proporcionar un entorno de trabajo más seguro, que evite riesgos innecesarios más allá de malos acabados como incendios fortuitos provocados por una chispa de soldadura que prenda en algún objeto fuera de su sitio.

La cabina de pintura: punto crítico

Por otra parte, la cabina de pintura es también un área esencial en el que poner el máximo cuidado para su limpieza durante todo el año ¿O es que olvidamos el tiempo que se pierde —y que únicamente acaba repercutiendo sólo en la productividad y rentabilidad del taller— en eliminar esos defectos que surgen en el acabado por culpa de la suciedad?

Mantener un taller limpio siempre es más rentable. Y no sólo también las carrocerías sobre las que trabajos. No en vano, si no se quita la suciedad antes de aplicar el color en un sistema húmedo sobre húmedo, acabarán apareciendo marcas de imprimación grises cuando realicemos el pulido final. 

Por otra parte, si hay restos de suciedad en la capa base, también puede ser otro problema grave, ya que si no se elimina la suciedad por completo antes de la aplicación del barniz, esto podría llevarnos a tener que repetir el trabajo de repintado desde el principio. Un problema que conlleva un mayor coste para el taller no sólo en materiales sino también por el tiempo que requiere ese retrabajo.

Para asegurarnos de tener la cabina de pintura totalmente limpia y libre de suciedad, también podemos considerar pintar el suelo y las paredes, ya que esto ayudará a reducir la acumulación de polvo, además de proporcionar al pintor una mejor iluminación a la hora de trabajar.

La sala de mezclas

Otro punto importante para el taller de carrocería es el box de pintura o sala de mezclas. Aquí, además de garantizar un entorno de trabajo limpio, los profesionales del taller deben verificar periódicamente la temperatura de la sala de mezcla.

De este modo, si, como es recomendable. posee un sistema de calefacción, conviene comprobar que esta funciona correctamente, de modo que los productos de base agua se mantengan por encima de los 5ºC, ya que esto garantizará que se mantengan a un nivel óptimo para su aplicación. 

Por otro lado, para asegurarse de que los barnices se puedan rociar con la viscosidad correcta, también deberemos asegurarnos de que no se almacenan en el suelo frío —en especial los que cumplen legislación VOC, no deben almacenarse en lugares donde la temperatura sea inferior a 20oC—, ya que esto afectará a la calidad del producto.

MoonWalk, la solución contra el frío

En este sentido, recuerda que PPG te ofrece la solución perfecta, no sólo para el almacenaje de los productos de pintura sino también para optimizar el proceso de mezcla en el propio taller. Y es que, gracias a MoonWalk —con versiones con y sin calefacción—, todos los problemas de almacenaje y control de stock se eliminan en el taller de chapa y pintura.

Del mismo modo, se consiguen también otros beneficios inmediatos como total limpieza en el box de pintura, mejor igualación de color, eliminación del despilfarro del material de pintura (la mezcla manual no es ni fácil ni precisa), y aumento de la productividad (el proceso automático de mezcla de pintura permite al pintor dedicar ese tiempo a otras tareas).

Si tienes en cuenta estos consejos básicos en tu taller de carrocería evitarás tener problemas con tus productos y que son provocados por el frío. Además, también mejorará la calidad de tu trabajo… y la rentabilidad de tu negocio.

Si te preocupa productividad de tu taller, en este post te explicamos cómo RCT de PPG te ayuda a optimizar los recursos de tu taller ahorrando tiempos en la reparación de vehículos y a mejorar tu competitividad y rentabilidad.

Asimismo, en este otro post te ofrecemos algunas claves para hacer de tu taller un negocio más rentable.

Volver