Cómo reducir las esperas y reparar y entregar trabajos más rápido en el taller de carrocería

¿Cómo podemos aumentar en un día el tiempo que realmente estamos trabajando en un vehículo determinado (‘tiempo de contacto’? La respuesta más obvia sería trabajar más horas cada día en el taller de carrocería.

Sin embargo, y sin llegar a esos extremos, lo que analizamos en este post es qué acciones podemos llevar a cabo para reducir esperas que hacen que se dilaten los tiempos de reparación y, al final, se ‘engorden’ los tiempos de ciclo de los vehículos que visitan nuestras instalaciones.

Cómo reparar y entregar trabajos más rápido

Planificación

Ya hemos escrito en alguna ocasión sobre esto en El Blog de PPG. Y es que la planificación puede ser el aspecto más desafiante a la hora de crear un flujo constante de trabajo en el taller de chapa y pintura para facilitar ese ‘tiempo de contacto’.

Y es que son muchos los elementos que influyen en la  imprevisibilidad de la carga de trabajo. Entonces, ¿qué podemos hacer, si es que podemos hacer algo, para detenerla?

Planificar el trabajo según nuestra capacidad en cada momento nos ayudará a conseguir un flujo más o menos constante de trabajo de forma que caídas (o picos) en la actividad o reducción del personal disponible (vacaciones, bajas…) no nos haga colapsar o estar de brazos cruzados.

Naturalmente, programar no es tan sencillo. El ‘papel’ lo aguanta todo, pero luego la realidad manda. Por eso, planifica el trabajo del taller y trabaja en esa planificación para hacerla realmente útil y efectiva.

Valoración de daños

Una vez que ya tenemos el coche en el taller, necesitamos efectuar una correcta valoración de los daños (con desmontaje incluido, si es necesario) no sólo para estimar los tiempos de reparación sino también para conocer las necesidades de materiales para no llevarnos sorpresas que nos hagan tener parada la reparación por la falta de piezas o materiales, con lo que este inconveniente supone para el flujo de trabajo y el ritmo de los técnicos. Unas interrupciones que afectarán al ‘tiempo de contacto’ y, por tanto, al tiempo de ciclo.

Los trabajos en el taller

Aunque nuestro técnico pueda iniciar una reparación y continuarla sin paradas, no es raro crear nuestras propias interrupciones. Precisamente, las piezas son una fuente habitual de interrupción del flujo de trabajo.

Así, si un técnico debe detener su trabajo en un vehículo, porque no tengamos disponible una pieza que nos impida seguir avanzando en la reparación y comenzar otro trabajo, en un esfuerzo por seguir siendo productivo, el ‘tiempo de contacto’ con ese primer vehículo se ve lógicamente afectado.

Si esto es la norma, entonces es fácil que los tiempos de ciclo en nuestro taller se alarguen siempre, lo que influirá negativamente tanto en nuestra rentabilidad como en la satisfacción de nuestros clientes. Evitar, en general, toda interrupción redundará en un mejor flujo del trabajo de cada de profesional y en una mayor optimización del ‘tiempo de contacto’.

De igual forma, podemos mejorar los tiempos en el taller con soluciones como MoonWalk de PPG, que permiten automatizar la elaboración de las mezclas de pintura, ahorrando tiempo a los técnicos que pueden emplearlo en otras tareas que reducirán el tiempo de contacto con un vehículo (preparación de las piezas, enmascarado…).

Herramientas de color

El uso de herramientas digitales de color eficaces también permitirá al taller no sólo ahorrar el tiempo a la hora de identificar los colores a repintar, sino también reducirá la posibilidad de errores en la igualación de color, que obligue a una posterior repetición de trabajos, con lo que ello supone para el flujo de trabajo del taller y también para el tiempo de ciclo del vehículo en cuestión.

Materiales de pintura

Con la utilización de materiales de última generación, que proporciona una gran flexibilidad que se traduce en ahorros de tiempo, material y energía que no comprometen el rendimiento. Y es que este tipo de soluciones como el barniz Premium D8177 Rapid Performance de PPG.

Este barniz solo necesita 5 minutos de secado a 60°C, lo que permite un mayor volumen de reparaciones, así como ahorros de energía significativos. Además, puede aplicarse tanto a manos seguidas como a manos alternas con tiempo de evaporación entre manos, lo que ayuda a los talleres a optimizar sus flujos de trabajo, eliminar los cuellos de botella y acelerar sus procesos sin merma de la calidad de los acabados.

Pintado de piezas sueltas

En línea con lo anterior, algunos talleres que optan por otro tipo de productos de pintura que necesitan un mayor tiempo de secado, emplean una poco eficiente práctica: dan una mano hoy y otra mañana, alargando el ‘tiempo de contacto’ y, en consecuencia, engordando un día más el tiempo de ciclo.

Recuerda, optimizar el ‘tiempo de contacto’ en cada vehículo mejora la productividad del taller de chapa y pintura lo que redunda en una mayor rentabilidad de cada intervención.

Si te preocupa productividad de tu taller, en este post te explicamos cómo RCT de PPG te ayuda a optimizar los recursos de tu taller ahorrando tiempos en la reparación de vehículos y a mejorar tu competitividad y rentabilidad. Asimismo, en este otro post te ofrecemos algunas claves para hacer de tu taller un negocio más rentable.

 

Volver