Cómo realizar el repintado de los acabados tricapa en el taller imagen

Los llamados 'acabados especiales' son, probablemente, el ‘alma’ de la personalización en la automoción. Estos acabados, que hasta no hace muchos años eran exclusivos de coches premium o de lujo, hoy en día los fabricantes de vehículos los están aplicando en sus modelos más populares. Y a pesar de que significan un desembolso mayor que para los acabados sólidos o metalizados tradicionales, el número de conductores que los elige crece día a día.

El paso de los colores sólidos a los metalizados ya supuso un desafío para los profesionales del repintado. Sin embargo, la evolución hacia acabados con pigmentos perlados, xirallic, colorstream, chromaflair, barnices tintados, acabados mate… ha supuesto una vuelta más de tuerca para el trabajo en el taller pues, incluso, estos acabados pueden precisar de un proceso de aplicación especial o básicos únicos y específicos para su repintado.

¿Qué son los acabados tricapa?

Ya hablamos en un post anterior de los tipos de acabados en los vehículos: monocapa, bicapa (que pueden conseguir colores sólidos, metalizados y perlados), tricapa, incluso, cuatricapa. Los acabados tricapa se forman con dos capas de color –una de fondo y otra de efecto– y una final de barniz —los cuatricapa añaden una capa de barniz más, normalmente tintado—. La de efecto permite que parte de la luz traspase y refleje la capa de fondo, proporcionando una mezcla de efectos de profundidad y reflejos imposibles de reproducir con un sistema bicapa.

Entre los acabados tricapa, nos encontramos, a parte de los numerosos blancos perlados de muchas marcas, el Ultimate Green y el Hot Magenta de Ford o los rojos Rouge Flamme de Renault, Soul Red de Mazda, o el Rouge Babylone de PSA. Dentro de los acabados tricapa, se pueden distinguir dos tipos. Los que cuentan con una primera base lisa y a continuación la base semitransparente con pigmentos de efecto, perlados y/o xirallic, a los que pertenecen los blancos perlados que se han impuesto como tendencia. Y un segundo tipo de acabados tricapa, que cuentan con una primera base con pigmentos de efecto, metalizados, perlados y/o xirallic, y a continuación, una base denominada barniz tintado.

Esta segunda base es una capa transparente compuesta principalmente por resina, junto con básicos o aditivos que le aportan color, pudiendo llevar o no pigmentos de efecto. Por lo que, aunque se le denomina barniz tintado, realmente no es un barniz o laca, sino una base de color, la segunda, que va sin catalizar y que se aplica antes del barniz. A este segundo tipo de acabados tricapa corresponderían los rojos antes mencionados Rouge Flamme o Rouge Babylone.

¿Cómo repintar un acabado tricapa?

Los acabados tricapa no deben plantear demasiados problemas al profesional en el taller,  siempre y cuando dispongamos de información actualizada y precisa del fabricante de la pintura y, evidentemente, dependerá también del tipo de tricapa a repintar. En cualquier caso, estos acabados tienen algo en común: precisan de un mayor tiempo y coste que los acabados bicapa.

Por ello, es importante la preparación previa de probetas de comprobación. Estas determinarán, además del ajuste de color, el número de manos que deben aplicarse de la segunda base, que presenta una gran transparencia. En la probeta o probetas se aplican las manos de la primera base bicapa (base de fondo) y, a continuación, se aplica una, dos, tres o cuatro manos de la segunda base bicapa a cada probeta o zona, finalizando con la aplicación de barniz a todas ellas.

Una vez secas, se comparan con el vehículo para determinar la que más se ajusta a la pieza adyacente a repintar y, por lo tanto, qué cantidad de manos de la segunda base han de aplicarse sobre el vehículo, ya que el color final obtenido dependerá en gran medida del espesor de esta capa. Además, deberemos respetar los intervalos de evaporación entre manos y poner en funcionamiento los medios disponibles para forzar la evaporación correcta entre capas. De este modo, nos aseguraremos de que la capa de base y de efecto habrán eliminado completamente la humedad y formarán un sustrato perfectamente estable para la capa de barniz.

Otra particularidad de los acabados tricapa es su proceso de difuminado. Así, aunque con las placas de prueba se obtengan buenos resultados en cuanto a ajuste de color, el técnico no debe confiarse. Ha de tenerse en cuenta que cualquier mínima imprecisión en el espesor de la capa de efecto puede hacer que el color varíe y nos arruine el trabajo.

El difuminado en acabados tricapa no es muy diferente al que se emplea en los bicapa. Lo único que debe tenerse en cuenta es que deben difuminarse tanto la capa de base como la capa de efecto. Al difuminar ambas, será necesario disponer de más espacio para realizar el difuminado, por lo que tendremos que recurrir a las piezas adyacentes con mayor frecuencia.

Si bien los acabados tricapa requieren tomar algunas precauciones para obtener resultados de calidad, un técnico debidamente preparado está perfectamente capacitado para realizar con garantías el repintado de este tipo de acabados. Eso sí, respetando las indicaciones técnicas del fabricante de los productos utilizados y buscando su asesoramiento en caso de duda.

¿Quieres ver cómo las marcas PPG, Nexa Autocolor y MaxMeyer te enseñan a repintar el color Soul Red de Mazda? No te pierdas los siguientes vídeos:

PPG

NEXA AUTOCOLOR

MAXMEYER

Volver