¿Necesitas ayuda?

Consejos para mejorar la salud de la tesorería de tu taller de chapa y pintura durante la crisis del COVID-19

Con la actividad de reparación en mínimos es fundamental tener un buen control de caja para asegurar la liquidez del negocio a corto y medio plazo. Compartimos algunas claves que esperamos te resulten de interés.

La expansión del COVID-19 o coronavirus en nuestro país y en todo el mundo está afectando seriamente a la actividad de negocios y empresas como los talleres de reparación de vehículos. Tras decretarse el estado de alarma, con el consiguiente cierre de prácticamente todo el comercio minorista y el confinamiento de la población, la mayoría de talleres han cerrado o, cuando menos, han visto reducidos drásticamente sus ingresos, mientras que sus costes fijos se mantienen.

 

A pesar de que con el estado de alarma se han puesto en marcha distintas medidas desde el Gobierno central y las Comunidades Autónomas para paliar la situación económica tanto de trabajadores por cuenta ajena como de autónomos y pymes, estas medidas no siempre llegan a cubrir todas las necesidades de los talleres.



En cualquier caso, te animamos a consultar la información actualizada sobre los diferentes programas y líneas de apoyo a las pymes y autónomos para paliar los efectos de la crisis del coronavirus de entidades como ENISA, CERSA, ICO o CDTI, usar el buscador con las últimas ayudas aprobadas en todo el territorio (aquí) y la Guía dinámica de ayudas e incentivos para empresas por Comunidad Autónoma (aquí).

 

En este sentido, es fundamental que toda empresa de reparación de chapa y pintura, sea cual sea su tamaño, establezca (si no lo ha hecho ya) un plan de contingencia capaz de neutralizar los efectos nocivos de esta situación para tomar las decisiones necesarias para el correcto funcionamiento del negocio —en caso de seguir abierto— y su salud financiera a corto y medio plazo. En este sentido, es imprescindible asegurar la suficiente liquidez para hacer frente a los pagos: hay que poner el foco en mantener una correcta gestión de la tesorería en esta situación tan delicada.

 

 

Examinar el negocio


En primer lugar, el responsable del taller (o el equipo de personas asignado para realizar e implementar el plan de contingencia) debe examinar correctamente la situación actual del negocio (gastos, ingresos, liquidez, capacidad de financiación…) para evaluar cómo encarar las medidas que, desde las autoridades, se vayan tomando para el control de la pandemia. Todo con el objetivo de que dichas medidas no afecten a la continuidad del negocio, y para tratar de reducir al máximo los efectos negativos que puedan tener éstas en los próximos meses.

En este sentido, es fundamental poner el foco en controlar la caja (control permanente de ingresos y pagos). Unos controles que aseguren, cuando sea posible, tanto la generación de ingresos, como un máximo control en las órdenes de pago, reduciéndolas, si es preciso, a lo que sea realmente crítico e imprescindible.

La evaluación durante el período de contingencia no sólo debe abarcar el ámbito de la propia empresa y su actividad, sino también a todo el perímetro de sus relaciones con el exterior (proveedores, clientes…).

 

 

Control de ingresos y gastos


¿Y cómo genero ingresos en esta situación? Los talleres que permanecen abiertos mantienen un flujo (aunque sea mínimo) de ingresos, pero sin duda insuficientes para cubrir todos los costes. Por ello, este es el momento, para todo taller que esté o no operativo, de intentar, por ejemplo, acelerar el cobro de facturas aún no abonadas (aseguradoras, flotas, empresas de gestión de accidentes, empresas y particulares...).

En cuanto a los gastos, algunos de ellos se ven reducidos o eliminados totalmente debido al cierre del negocio, si bien muchos otros se mantienen por lo que habrá que estudiar, en cada caso, si podemos revisar nuestros compromisos de pagos (rentings, contratos de alquiler, hipotecas, vencimientos, gestión de inventarios…) con el objeto de poner en marcha posibles renegociaciones, moratorias, refinanciaciones…

O bien optar por eliminar ciertos gastos como puede ser el pago de nóminas (en el caso de acogernos a los ERTE por fuerza mayor por la pandemia del Covid-19 y que veremos más abajo); la suspensión del pago de facturas de suministros (gas, electricidad...), o bien modificar las condiciones de sus contratos (en la potencia —luz—o en el escalón de peaje —gas—, por ejemplo) para pagar menos en la parte fija.

 

En el caso de los trabajadores, para aliviar la carga de las nóminas, se puede optar por el aplazamiento o la moratoria de las cuotas a la Seguridad Social. Asimismo, el taller tiene a su disposición otros aplazamientos.

 

Por ejemplo, el Consejo de Ministros ha aprobó el 14 de abril un Real Decreto por el que se establece la ampliación del 20 de abril al 20 de mayo de la presentación y pagos de declaraciones trimestrales de impuestos (IVA, IRPF y fraccionamientos de Sociedades) para los 3,4 millones de autónomos y pymes con una facturación inferior a 600.000 euros, el 95% del total, lo que tendrá un impacto de 3.558 millones en la liquidez de estos colectivos.

 

Estas medidas se suman a la moratoria de seis meses, los tres primeros sin intereses, aprobada a mediados de marzo para el aplazamiento de hasta 30.000 euros en impuestos de autónomos y pymes con una facturación de hasta 6 millones de euros.

¿Cómo mejorar la liquidez?

Te adjuntamos algunas guentes que pueden ayudarte para en cuanto a especial liquidez para el taller de chapa y pintura.

Información y ayudas para autónomos y empresarios, a un clic:

Líneas de apoyo de ENISA, CERSA, ICO y CDTI
Líneas de avales ICO
Líneas de financiación CERSA
Acceso a las últimas ayudas aprobadas (Actulizado)
Guía dinámica de ayudas e incentivos para empresas por Comunidad Autónoma (aquí).
Moratoria y Aplazamiento en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social
Ampliación del 20 de abril al 20 de mayo de la presentación y pagos de declaraciones trimestrales de impuestos
Guía de Preguntas y Respuestas sobre la presentación de un ERTE con motivo de la crisis del COVID-19

 

Esperamos que con esta información te ayudaramos aunque sea un poco para mejorar tu situación actual, estamos convencidos de que enbreve volveremos a la normalidad, pero siempre recomendamos estar preparados de forma correcta para que el impacto a nuestro negocio sea el menor posible.

Volver