¿Necesitas ayuda?

defectos de repintado

La pintura de los vehículos no sólo cumple una función estética. Así, su cometido principal no es el de decorar o embellecer el vehículo y así hacerlo más atractivo, incluso, único. Y es que su función prioritaria (o al menos la más importante desde el punto de vista de la seguridad del vehículo), es la de proteger la carrocería de la corrosión y otras agresiones del exterior.

De este modo, el trabajo de repintado en el taller de carrocería no sólo va a cumplir la misión de devolver su aspecto original al vehículo reparado. También debe garantizar el máximo nivel de protección a su carrocería, una protección equiparable a la que tenía cuando salió de la línea de producción.

En este sentido, al evitar la aparición de defectos en el repintado de vehículos, además de asegurar un acabado estéticamente atractivo, el pintor profesional también puede estar tranquilo por haber proporcionado la mejor protección a la carrocería del vehículo de su cliente. De ahí, también la importancia de usar en el taller de chapa y pintura materiales de la máxima calidad.

Defecto de repintado: los calcinados

Y si hablamos de defectos de repintado, a esta serie que estamos dedicando en El Blog de PPG a esos fallos al repintar vamos a añadir otro de los que pueden ser más comunes: los calcinados ¿sabes qué son y por qué aparecen?

Los calcinados (o ‘chalking’, en su denominación en inglés) no son más que la aparición de una fina capa lechosa o como de polvo en la superficie de la pintura y, frecuentemente, se suelen dar en películas viejas y alteradas por agentes atmosféricos. De este modo, sería la consecuencia de un deterioro de la película de pintura debido a la descomposición de ligantes/pigmentos en la superficie pintada.

¿Y por qué aparecen? Como es habitual, no hay una única causa para el surgimiento de calcinados en nuestro trabajo de repintado, si bien la precipitación de elementos dentro de la pintura es la más habitual. Esto puede ser debido a una incompatibilidad o defecto en los materiales de pintura (de ahí la importancia de usar productos de una misma línea o gama), por la descomposición del agente aglutinante (resina) o de los pigmentos por agentes externos.

Asimismo, una relación de endurecedor y/o mezcla incorrecta, o un espesor de película incorrecto pueden facilitar la aparición de los calcinados.

Cómo evitar (y corregir) los calcinados

Para asegurarnos de que no surgirán calcinados en nuestros trabajos de repintado es muy importante, usar siempre los materiales recomendados (por ejemplo, utilizar sólo los endurecedores indicados en la ficha técnica), así como evitar una excesiva exposición a la luz ultravioleta (fuertes rayos del sol) o la exposición a detergentes agresivos. Y, en todo caso, debemos prestar atención a cada una de las capas aplicadas.

¿Y para solucionar los calcinados? Si el daño es muy pequeño, podemos intentar la corrección del fallo puliendo con pasta abrasiva. De lo contrario, será necesario volver a pintar tras un saneamiento previo de la zona.

¿Quieres saber cómo evitar (y resolver) otros defectos de repintado? Para aprender a prevenir y reparar otros fallos que pueden surgir en el repintado, asómate a este post donde podrás conocer qué es el metamerismo o cómo eludir, entre otros, la piel de naranja, los cráteres, las arrugas, los cuarteados o los pulverizados. Y si lo que quieres es conocer los mejores trucos de tres experimentados profesionales del repintado no te pierdas este otro post.

En cambio, si lo que te preocupa es la productividad de tu negocio de reparación de carrocería, aprende a detectar tres factores que influyen o pueden influir tanto en la productividad del taller como para ponerla en riesgo o, al contrario, dispararla.

Volver