Defectos de repintado: qué son los fondos hundidos y cómo evitarlos imagen

¿Es posible evitar los defectos en los trabajos de repintado en la taller de carrocería? Si eres lector habitual de El Blog del Pintor sabrás que la respuesta es sí. Sin embargo, del mismo modo, también sabrás que, aunque los fallos en los trabajos de repintura en vehículos son evitables, también sabrás que no significa que sea imposible que surjan.

Y es que, como ya hemos repetido en numerosas ocasiones en este blog, por muchas precauciones que tomemos a la hora de efectuar cualquier trabajo de repintado, siempre estaremos expuestos a que aparezcan fallos de mayor o menor gravedad, que serán achacables, unas veces a algún error del pintor, y otras muchas, habrán tenido que ver decenas de variables que pueden provocar que aparezcan estos defectos.

Por eso, es muy importante (no nos cansamos de repetirlo) que pongamos el máximo interés en todos y cada uno de los pasos a seguir desde la preparación hasta el secado final, con el objetivo de que cada trabajo que efectuemos en el taller sea perfecto.

¿Qué son los fondos hundidos?

Otro de los defectos que cualquier profesional del repintado de vehículos conoce (y en más de una ocasión habrá sufrido) son los fondos hundidos. ¿Y qué son? Este defecto no es más que la aparición de pequeños hundimientos en la superficie de la pintura por diferencias de absorción en zonas con diferente espesor, con ausencia de alguna capa, debido a una reparación mal efectuada, al uso de disolventes demasiado rápidos, o bien por un exceso de catalizador.

De este modo, estos defectos aparecen principalmente en el masillado (cercos, rayas, etc.) que se hacen visibles una vez que se han secado las capas superiores. En este caso, la superficie de la película de esmalte aparece sin uniformidad, alterada e hinchada. Debido a esta 'microestructura' de la superficie, eventualmente puede producirse una disminución en el brillo.

Por qué aparecen y cómo corregirlos

Las principales causas por las que pueden surgir este defecto de repintado, como decíamos está el uso de disolventes demasiado rápidos, o bien por un exceso de catalizador.

Sin embargo, estos no son los dos únicos motivos por los que pueden parecer los fondos hundidos. Así, también pueden surgir por una superficie a pintar demasiado vieja, por una temperatura excesivamente alta en la cabina de pintura, por diferencias de absorción de la superficie inferior debidas a falta de uniformidad; o bien por fondos no endurecidos lo suficiente.

¿Y cómo podemos corregirlos? Para corregir este defecto se debe dejar que la zona afectada se endurezca. Posteriormente, deberemos lijarla bien y pintarla de nuevo. Un truco para evitar los fondos hundidos es efectuar siempre un sellado del masillado con aparejo.

Volver