Defectos de repintado: qué son los cuarteados y cómo evitarlos imagen

Una pintura correctamente aplicada debe presentarse perfectamente endurecida, lisa, con brillo, homogénea de color, sin imperfecciones superficiales y mantenerse bien adherida al soporte.

En caso contrario, podremos encontrar defectos que pueden afectar no sólo a la estética del acabado, sino también a su función como película de protección. En El Blog del pintor ya hemos enumerado algunos de ellos, así como ofrecido algunos consejos y recomendaciones para evitarlos.

Y es que un proceso de repintado no está completo sin una inspección final que asegure la ausencia de defectos. Así, la correcta identificación de estos fallos es importante para conocer el origen que los ha causado y evitar su repetición. No en vano, esquivar estos fallos mejorará la productividad del taller y, por tanto, su rentabilidad.

Estos defectos de la pintura pueden ser ya visibles a lo largo del proceso de pintado, pero es al final de este cuando puede evaluarse su alcance. Para efectuar este análisis debe procederse con una cierta metodología que permita la revisión de todo el vehículo, no sólo las piezas pintadas, ya que algunos defectos, como los pulverizados, han podido afectar a otras partes como molduras, pilotos, etc.

¿Qué son los cuarteados?

Se dice que una pintura está cuarteada cuando abundan pequeñas fisuras repartidas en una amplia extensión del área repintada. O dicho de otra forma, es el agrietamiento parcial o total de la superficie pintada que pueden aparecer por la aplicación o su secado.

De este modo, el cuarteado (o también conocido como craquelado) se suele producir cuando se realiza una incorrecta preparación de la pintura, empleando productos que no son los especificados, como distintos diluyentes, endurecedores, aditivos, etc.

También puede producirse si no se respetan las proporciones marcadas como, por ejemplo, añadir menos diluyente del indicado en las hojas técnicas de la pintura.

Asimismo, también pueden aparecer por unas capas de fondo poco secas, o bien por la aplicación de capas demasiado gruesas.

¿Cómo evitar los cuarteados?

Todas las pinturas que se emplean se deben preparar con los componentes y aditivos especificados para cada uso y condiciones de trabajo, asegurando una buena mezcla de todos ellos.

En este sentido, es fundamental efectuar la preparación de la pintura siguiendo siempre las especificaciones de su ficha técnica. Del mismo modo, es muy importante dejar secar bien las capas de fondo, así como respetar tanto los espesores recomendados en la ficha técnica como sus tiempos de evaporación.

¿Y cómo corregir este defecto? En el caso de cuarteados o craquelados, es necesario lijar las áreas afectadas hasta la profundidad precisa, procediendo al repintado de las piezas que presenten este defecto.

Volver