¿Necesitas ayuda?

Defectos de repintado: telas de araña ¿sabes por qué se forman y cómo evitarlas?

Todo profesional del repintado de vehículos sabe muy bien que nunca se está 100% a salvo de los defectos de repintado. Es cierto que, cuanto más meticulosos seamos en cada una de las etapas del proceso (preparación, mezcla...), menos expuestos estaremos a la aparición de esos defectos.

Unos fallos que, en el mejor de los casos, tendremos que pulir hasta solucionar, si es que no nos obligan a una repetición que implique lijar y repintar (con la consiguiente pérdida de tiempo y su impacto tanto en la productividad del taller como en la propia rentabilidad de la intervención).

De los muchos y variados defectos con los que el pintor de automóviles se puede topar en su día a día en la cabina de pintura, hay uno especialmente vinculado a algún error en las fases previas, ya sea en la preparación de la mezcla o, incluso, en la de la pistola aerográfica: las 'telas de araña'.

¿Por qué se forman las telas de araña?

La formación de ‘telas de araña’ durante la pulverización se produce por una atomización defectuosa en la que la pintura sale de la pistola pulverizadora en hilos en lugar de en pequeñas partículas atomizadas.

Cuando se produce la ‘tela de araña’, bastante común en la pulverización de esmaltes acrílicos, la pintura sale de la boquilla de la pistola y se ve acelerada por la corriente de aire que la divide en filamentos que se extienden y rompen.

Cómo prevenir las ‘telas de araña’

Los sistemas modernos de color a base de agua deben ‘activarse’ antes de su uso para obtener la proporción de mezcla correcta. En este sentido, es fundamental agregar las cantidades correctas de catalizadores o disolventes para conseguir el espesor correcto y esta información la obtenemos de la ficha de técnica de los productos que siempre debe seguirse rigurosamente.

Además de las condiciones de la pintura, otro elemento clave en la aparición de ‘telas de araña’ es la pistola. Los colores base modernos son mucho más espesos que los que se usaban en la época de las pinturas de celulosa y esmalte, y es de vital importancia que se utilice el tipo correcto de pistola.Tela de araña o Cobwebbing

Las pistolas de pulverización de alto volumen y baja presión (HVLP, por sus siglas en inglés) tienen cámaras adaptadas que ayudan a conseguir el flujo adecuado de producto. Sin embargo, aún pueden formarse ‘telas de araña’ si la pistola no está configurada correctamente (comprobar la presión).

Así, de nuevo, es fundamental consultar siempre las hojas técnicas para asegurarnos de que se esté utilizando el pico de fluido y la boquilla o cabezal de aire correctos, así como asegurarnos de que la aguja de la pistola esté suficientemente enroscada para permitir que la pintura se atomice correctamente.

Igualmente, una pintura fría que se espesa considerablemente, una temperatura ambiente alta, y/o una viscosidad de producto demasiado elevada (o el uso de diluyentes inadecuados o de baja calidad), así como una distancia de pulverización incorrecta (unos 15 cm es lo ideal) son claves para la aparición de ‘telas de araña’

En resumen, aplicar la presión correcta y obtener la viscosidad recomendada durante la mezcla nos permitirá prevenir este defecto en el repintado.

Conocer herramientas y materiales, clave

Tener un control total sobre las pistolas pulverizadoras, así como tener una buena comprensión de los materiales con los que trabajamos nos ayudará a esquivar con mayor frecuencia los fallos de repintado.

De este modo, antes de comenzar a pintar, siempre es recomendable verificar la configuración de las herramientas y la viscosidad de los materiales para reducir el riesgo de aparición de defectos como puede ser la formación de ‘telas de araña’.

Dos apuntes finales: 1.- Algunos productos especiales (por ejemplo recubrimientos para tanques o depósitos) son difíciles de atomizar y requieren el uso de equipos especiales para su aplicación.

2.- Aunque nunca es deseable en un trabajo ‘normal’ de repintado en el taller, el defecto de ‘tela de araña’ se puede utilizar para obtener efectos decorativos muy llamativos.

Volver