¿Necesitas ayuda?

gestión del taller

Nada es eterno. Y saber renovarse e identificar cuándo estamos quedándonos demasiado anclados en el pasado es clave para que tu competencia no te adelante.

La obsolescencia no solo afecta a tus servicios, sino a todo tu negocio (personas, procesos, herramientas...) ¿Estás a la última en maquinaria pero sigues haciendo facturas en un Excel o Word?

Ahora bien, la obsolescencia no solo hace referencia a la falta de tecnología. Las actitudes también pueden estar obsoletas y favorecer un clima donde el cambio se ve como una amenaza...

Cómo identificar que nuestro taller se está quedado obsoleto

Adaptarse a los cambios y a la evolución del sector debe ser prioritario para cualquier taller. Para ello, es importante autoevaluarnos con una buena dosis de autocrítica, y reconocer e identificar aquellas parcelas en las que nos estamos quedado atrás, para poder rectificar a tiempo.

¿No te salen las cuentas?

Y no sólo por la pandemia. Si tu facturación está cayendo o estás facturando lo habitual, pero los costes están disparados, es normal que las cuentas no cuadren al final de ejercicio. Analiza tu negocio e identifica las causas.

¿Estás perdiendo clientes?

Es probable que la caída de la facturación se deba a que estás perdiendo clientes. Y es que la fidelización y las estrategias para captar nuevos usuarios de tus servicios son claves en la gestión del taller del siglo XXI.

¿Tus servicios cumplen las expectativas de tus clientes?

Quizá esa pérdida de clientes tenga que ver con que ya no somos capaces de cubrir las necesidades de nuestros clientes o nuestro trabajo ya no cumple sus expectativas: ¿Estamos fallando en el trato al cliente? ¿En los plazos de entrega? ¿Nos piden servicios que no estamos ofreciendo? ¿Qué estamos haciendo mal? Un conocimiento de lo que demanda el mercado, así como un análisis de nuestro negocio y de nuestra competencia nos permitirá, por ejemplo, detectar el siguiente punto.

¿Están ganando clientes los talleres de tu zona?

Si la respuesta es afirmativa, posiblemente, la competencia ofrece algo que nosotros no. Esto puede ser más grave si están creciendo a nuestra costa. No se trata de abrir una ‘guerra’, sino de ser mejores y saber cubrir las necesidades de los clientes para retenerlos (y recuperarlos).

¿Tu taller está bien dimensionado?

Puede que tu taller esté creciendo y necesites más profesionales para afrontar la carga de trabajo actual o bien requiera una reestructuración para que tu plantilla esté acorde a ese volumen de trabajo.

¿Está tu equipo humano obsoleto? ¿Y la maquinaria y materiales que usamos?

La automoción avanza a pasos agigantados. Por eso, es fundamental que nuestro equipo esté bien formado y conozca las últimas innovaciones en maquinaria, herramientas —también las digitales—, productos y técnicas para conseguir el mejor desempeño. De igual forma, maquinaria, equipos o herramientas no pueden estar obsoletos o deteriorados, ya que retrasan (o impiden) realizar las reparaciones, y reducen la rentabilidad de cada operación.

¿Falta eficiencia y pierdes rentabilidad? Revisa tus procesos

¿Cualquier proceso se eterniza de forma innecesaria, con la consiguiente pérdida de tiempo y dinero? ¿Los errores son frecuentes y repercuten negativamente en la productividad y, además, resulta complicado localizarlos y remediarlos? Y es que, precisamente, ese equipo y/o materiales obsoletos pueden habernos conducido a una pérdida de eficiencia y productividad. De ahí que sea necesario también revisar nuestros procesos para ver dónde estamos fallando. En este sentido ¿sabes cómo mejora tu productividad RCT de PPG?

Más señales de que algo está fallando

Si nos cuesta cumplir con la distinta normativa que debe observar todo taller de carrocería, cuando antes esto no era un problema, quizá, ahora sí lo sea porque necesitemos una puesta al día en ese aspecto. Y si hablamos de puesta al día ¿cómo va la digitalización de tu taller?

Un software de gestión que contemple todas las áreas de tu negocio es vital: desde la facturación, compras, ventas, cobros o pagos… hasta necesidades más específicas como el control de los materiales de pintura. Y si añades un buen CRM conseguirás una mejor atención a tus clientes.

De igual forma, tu digitalización pasa por la presencia del taller en internet: tener página web y presencia en redes sociales, así como en portales de búsqueda de talleres es fundamental hoy en día. Una renovación en este aspecto podría darte un buen empujón.

Esa presencia online te dará visibilidad en la Red. Sin embargo, una buena imagen ‘offline’ también repercute positivamente en la percepción que tengan de nosotros nuestros clientes (actuales y potenciales) ¿Tus instalaciones así como tu imagen corporativa son modernas o transmiten un aspecto viejo y descuidado? Si tu taller se parece más a un taller de hace 20 o 30 años en estos aspectos, es el momento de actualizarse y no quedarse obsoleto.

Cómo evitar que tu taller se quede obsoleto

La obsolescencia no tiene una única causa. Normalmente intervienen varios factores. Por eso, trabajar para ser un taller moderno y con una importante ventaja competitiva puede requerir varias acciones:

  • Presta atención al factor humano (empezando por ti) si no quieres caer en la obsolescencia. Evalúa las aptitudes y actitudes de tu equipo humano para evitar, entre otras cosas, que los cambios sean vistos como algo negativo en lugar de presentarse como oportunidades para ser mejores.

    Así, haz comprender a tu equipo que el cambio es positivo y que existen herramientas y procesos nuevos que pueden facilitarles enormemente su trabajo.
  • Analiza el estado (y actualización) de tus herramientas, maquinaria y materiales, y estudia tus procesos, a tus clientes, a tu competencia y al sector en general para identificar mejoras necesarias, oportunidades y anticipar necesidades para ser el primero.

  • Ejerce tu liderazgo: aprende a escuchar las ideas de los demás y a tomar decisiones que puedan beneficiar a tu negocio.

¿Quieres un taller más próspero? Quizá te interese nuestro post sobre ¿Cómo preparar de forma correcta el área de pintura de nuestro taller? O quizás quieras conocer qué es la metodología Lean Six Sigma con la que desde PPG hemos ayudado a centenares de clientes a mejorar su desempeño y alcanzar sus objetivos comerciales, como en estos casos de éxito.

Volver