¿Necesitas ayuda?

Los KPI o indicadores clave de desempeño más importantes para el taller de carrocería (II)

Los KPIs o indicadores clave de desempeño (o rendimiento), son, como decíamos en el post anterior, claves para una gestión eficiente para cualquier negocio de reparación de vehículos y más especialmente los especializados en chapa y pintura.

No en vano, estos indicadores son útiles herramientas que nos ayudan a tener una visión exacta de cómo están desempeñándose los aspectos fundamentales de nuestro taller. No en vano, tan importante como planificar las actividades de nuestro negocio es medir y analizar sus resultados.

Además, estos indicadores son especialmente relevantes en esta época del año en la hacemos balance de cómo ha sido el ejercicio que estamos a punto de concluir y, al mismo tiempo, nos pueden servir para definir objetivos y puntos de mejora para el siguiente y, en definitiva, realizar una planificación aún más eficiente del próximo ejercicio.

Otros KPIs importantes para el taller de carrocería

Si en el post anterior analizamos los que, quizá, sean los KPIs más básicos para la actividad del taller (capacidad de producción, tiempo de ciclo, ciclo de cabina, productividad, eficacia, eficiencia y rentabilidad), en este post vamos a ver otros (algunos) KPIs importantes para el negocio de chapa y pintura. No están todos los que son, pero si son de los más destacados:

Ticket medio

El ticket medio es un indicador fundamental para las empresas de todos los tamaños y segmentos, incluyendo, por supuesto, los talleres mecánicos. Se utiliza para saber cuál es el promedio, que cada cliente está gastando en nuestro establecimiento. Sobre decir que, cuanto más alto sea este índice, mejor. Por tanto, es importante que todo el equipo esté comprometido en aumentarlo.

Para calcularlo, se divide el importe registrado en ventas por el número de clientes atendidos en el mismo período, que puede ser un día, una semana o un mes. El resultado será el ticket medio, es decir, el valor medio que cada uno de los clientes ha gastado en tu taller. A partir de ese indicador, puedes pensar en nuevas estrategias de ventas para tu negocio.

Por ejemplo, si consideras que el índice es bajo, puedes analizar las operaciones realizadas y reflexionar sobre cómo aumentarlo a partir de ellas. Una posibilidad es ofrecer productos y servicios adicionales a los clientes, formar al equipo para estimular las visitas que busquen otros servicios que no estamos ofreciendo….

Rotación de empleados

Los empleados pueden costar incluso más del doble de su salario para el taller. Sin embargo, la empresa tiene aún más costes cuando la rotación de personal es alta. Después de todo, cada vez que contratas y despides a un profesional, incrementas costes (impuestos, formación, uniforme…). Gastos que pesan en el presupuesto.

Por tanto, este indicador es importante para saber si tu taller sufre con este problema. Hay varias maneras de calcularlo: una de ellas es sumar las entradas y salidas de empleados en un período determinado, dividir el resultado entre dos y dividir el resultado entre el número total de empleados. Luego, multiplica el valor por 100 para obtener el porcentaje.

Una tasa superior al 5% se considera alta para ese indicador. En este caso, evalúa las razones que contribuyen a que los empleados están abandonando el taller (bajos salarios, falta de beneficios y reconocimiento, falta de comunicación…). La retención de empleados es clave para la estrategia de una empresa.

Margen bruto

De recambios. La gestión de los recambios utilizados en las reparaciones constituye un flujo de ingresos importante, que repercute de forma directa en su rentabilidad global.

Son varios los KPI que nos permiten hacer un seguimiento de esta gestión y establecer objetivos para su mejora, como el volumen de negocio, el tiempo de abastecimiento o la facturación media por reparación, entre otros.

Uno de los más interesantes es el margen bruto, obtenido por la diferencia en importe entre la facturación de recambios y su coste de adquisición, expresado en porcentaje sobre el coste de adquisición. Este KPI nos indica la eficacia de la gestión de recambios, evitando realizar pedidos urgentes o muy urgentes con objeto de maximizar los descuentos obtenidos, gracias a una correcta planificación de los pedidos.

De materiales de pintura. El control de los materiales de pintura puede hacerse de una forma similar, calculando el margen bruto de materiales de pintura mediante la diferencia entre la facturación por este concepto y su coste, en porcentaje, sobre su coste.

En este caso, la principal dificultad a la que debemos enfrentarnos es el cálculo del consumo real de los materiales empleados en las reparaciones, y su coste. Para ello, tendremos que recurrir al sistema de mezclas, ya que la mayoría de estos equipos permiten asignar a cada orden de reparación los productos de acabado, color y barniz en el momento de realizar la mezcla. Estos productos suponen del orden del 75 al 85 % del coste total de los materiales de pintura.

El cálculo del consumo del resto de los materiales empleados, como lijas, masillas, productos de limpieza o de enmascarado, entre otros, es más laborioso, por lo que se suele recurrir a una estimación en base al porcentaje anteriormente indicado.

Umbral de rentabilidad

Este KPI puede ser un instrumento fundamental para la toma de decisiones en el taller, en relación a su dimensión y capacidad productiva. El umbral de rentabilidad (—en inglés, breakeven— también llamado punto muerto o punto de equilibrio), que puede medirse en horas facturadas o número de reparaciones, representa el número de las citadas unidades que son necesarias para alcanzar beneficios en el taller.

Su cálculo no es complejo, pero requiere de un completo análisis de los costes fijos y del margen bruto proporcionado por la unidad elegida, ya sea hora facturada o reparación media

Net Promoter Score (NPS)

Para concluir, analizamos un KPI que nos permite medir la opinión del cliente. Aunque hay expertos que dicen que este índice es demasiado simple para ofrecer una información fiable, por su sencillez de obtención y fácil interpretación es verdaderamente una buena herramienta para medir la calidad de nuestro servicio y su influencia en materia de satisfacción y fidelización de clientes.

Para obtener este índice es inevitable consultar la opinión de los clientes. En este caso, la pregunta es si recomendarían el taller a un familiar o amigo en una escala del 0 al 10. Este índice es la diferencia entre el porcentaje de los promotores, que son los clientes que responden con 9 o 10, y el de los detractores, con 6 puntos o menos. Un NPS superior a 0 es un NPS saludable.

¿Te preocupa la gestión de tu taller? Asómate a este post donde te ofrecemos algunas claves para una buena gestión. Y si te preocupa su rentabilidad, en este post te explicamos cómo RCT de PPG te ayuda a optimizar los recursos de tu taller ahorrando tiempos en las reparaciones. Asimismo, en este otro te ofrecemos algunas claves para hacer de tu taller un negocio más rentable.

Volver