¿Necesitas ayuda?

¿Problemas en tu taller de carrocería?

 

PPG identifica las incidencias más recurrentes en el día a día del taller de chapa y pintura y te ofrece pautas para resolverlas o, incluso, anticiparte a ellas.

Para que un taller de carrocería sea rentable, es fundamental que funcione como la maquinaria de un reloj. Por eso, es muy importante que el gerente del taller de chapa y pintura identifique (y, en la medida de lo posible, evite) todas aquellas incidencias que puedan afectar tanto a la eficiencia como a la productividad. Y es que el día a día en el taller está plagado de ‘imprevistos’ (o no tanto) ante los que es clave estar preparado.

 

Los principales problemas del día a día en el taller


 
Una máquina que se estropea por un nulo o mal mantenimiento, un recambio que no llega (por no pedirse a tiempo o no estar previsto), y que nos está retrasando una reparación, provocando, además, que un pintor esté parado… ¿Te suenan? Son sólo un par de ejemplos de las decenas de incidencias que pueden surgir un día cualquiera en el taller de chapa y pintura.

 

Algunas de las más recurrentes las podemos resumir en tres bloques:

• Incidencias en la gestión (cuellos de botella, falta de materiales y/o de recambios…).
• Incidencias en la producción (valoraciones inexactas que retrasan los trabajos, averías en las instalaciones…)
• Incidencias con el personal (ineficiencias, tiempos muertos, permisos, bajas…).

Bien es cierto que algunas de ellas son inevitables a veces, pero también lo es que en buena medida podemos evitar la mayoría si practicamos una buena gestión y organización del taller. Y es que el taller de reparación de chapa y pintura de futuro es aquel que está bien gestionado y reduce al mínimo los imprevistos. Y que, cuando éstos aparecen, está preparado para solucionarlos en el menor tiempo posible para que la productividad (y la rentabilidad) no se vean perjudicadas.

 

Incidencias en la gestión

 

Como hemos visto, algunos problemas pueden surgir por una mala gestión. De este modo, el responsable del taller que quiere evitar las incidencias gestiona con eficacia para facilitar, por ejemplo, un flujo de trabajo adecuado que evite cuellos de botella o que falten materiales en medio de una reparación. Así, organiza la agenda para facilitar ese flujo, asignando adecuadamente los trabajos, y asegurándose de que los profesionales contarán con el material necesario para las reparaciones previstas para cada día. Con ello, se evitan esos tiempos muertos que tanto afectan (para mal) a la productividad del taller.

Asimismo, un responsable de taller eficiente realiza una gestión adecuada de los recambios, para que exista un correcto control en su recepción, y que después estén bien organizados para que los distintos operarios puedan encontrarlos (y almacenarlos) fácilmente. Por ejemplo, organizando los recambios por carros para que cada profesional tenga a mano los que vaya a necesitar. Lo mismo es aplicable para las herramientas a utilizar.

¿Sabías que el 80% de las razones por las que los trabajos en el taller permanecen inactivos durante el proceso de reparación pueden significar el 20% del total de horas de trabajo requeridas para efectuar dicha reparación?

Veamos esto con un ejemplo y cómo el sistema XRAY Repair Planning™ de PPG puede ayudarte. Un taller emplea un promedio de 5 horas de trabajo administrativo para cada orden de reparación. Si agregas esas horas al tiempo promedio de reparación de 20 horas, la mano de obra administrativa equivale al 20% de todas las horas dedicadas a procesar y reparar un vehículo.

En este sentido, XRAY Repair Planning™ de PPG se centra en ese 20% y proporciona las mejores prácticas centradas en el 80% de los factores controlables que afectan a la calidad, la velocidad y el coste de una reparación. ¡Aprovecha los recursos MVP Business Solutions de PPG para mejorar día a día en tu taller!


Incidencias en la producción

En cuanto a las incidencias propias de la producción (y que muchas se ven arrastradas por una mala gestión) está prevenir problemas como, por ejemplo, evitar retrasos realizando una evaluación y valoración lo más exhaustiva posible de los daños a reparar, evitando que haya daños o puntos ocultos que, por ejemplo, obliguen al perito a abrir incidencia.

De nuevo, XRAY Repair Planning™ de PPG ayuda al taller a dominar los procesos de preproducción enfocados a eliminar demoras y bloqueos en áreas donde tenemos el mayor control e influencia sobre el desempeño. Así, un desmontaje meticuloso
del vehículo permite una evaluación más exhaustiva de la reparación y, por tanto, solicitar las autorizaciones necesarias. Además, este proceso, etiquetando y almacenando adecuadamente las piezas, facilita que cualquiera de los especialistas en chapa realice la reparación y el reensamblado, independientemente de quién realizó el desmontaje.

De igual forma, el ‘mapeo visual’ proporciona un sistema de identificación de las
reparaciones, las que requieren autorización o los daños anteriores no relacionados. También permite una mejor valoración de los daños para una mejor peritación (lo que influye también en la adquisición de las piezas correctas) que no retrase el proceso de reparación…
Por otro lado, también podemos evitar problemas en la producción con una adecuada gestión de las instalaciones, evitando, por ejemplo, averías en la cabina de pintura, efectuando un correcto mantenimiento (limpieza periódica de paredes, luminarias… sustitución periódica de filtros, prefiltros…).

De igual forma, se pueden esquivar los retrasos en una reparación contando con las herramientas adecuadas, para la identificación de colores, o para realizar las mezclas. En este sentido, PPG ofrece al taller las herramientas de color más precisas del mercado, así como Moonwalk™, una solución robusta y asequible, diseñada para adaptarse a todas las salas de mezcla. Con el uso de MoonWalk se reduce el desperdicio de producto, se ahorra tiempo de trabajo productivo y se transforma la sala de mezcla en un entorno más limpio, seguro y atractivo. El consumo de pintura está totalmente optimizado gracias a una solución de dispensación lista para usar altamente precisa, libre de gotas, y de colores ajustados.


Incidencias con el personal



Gestionar equipos no es tarea fácil, pero un responsable de taller eficiente debe hacerlo de la mejor manera posible para evitar, principalmente, ineficiencias y falta de productividad, dos factores asociados a los profesionales del taller y que influyen directamente en la rentabilidad del negocio.


De este modo, el responsable del taller que quiere evitar incidencias achacables al personal a su cargo proporciona la mejor formación, y los mejores materiales y herramientas, pues sólo así se aseguran los trabajos más eficientes y una mayor productividad. No en vano, tanto la formación como los mejores materiales reducen el riesgo de la aparición de defectos en el proceso de repintado y, por tanto, la probabilidad de repeticiones de trabajos.


De igual forma, un buen gestor del taller asigna adecuadamente los trabajos en función de la reparación y de las capacidades de cada profesional, además de llevar un control exhaustivo de las libranzas, permisos, vacaciones… de los profesionales que evitar, en la medida de lo posible, que el flujo de trabajo se resienta.


También, un responsable de taller eficiente despliega todas las herramientas a su alcance para evitar las bajas laborales motivadas por accidentes, y que acaben afectando a la productividad. Así, además de tomar las medidas de seguridad adecuadas en todas y cada una de las áreas del taller, y de procurar al personal a su cargo la formación precisa en prevención de riesgos laborales, cuida que los profesionales usen los equipos de protección individual adecuados a cada trabajo.

¿Te preocupa la gestión de tu taller? ¿Sabes qué 7 errores que pueden hundir tu taller de Chapa y Pintura? sigue leyendo aquí.

Quizá, quieres ver cómo es la sala de mezclas del futuro o descubrir las mejores herramientas de color al servicio de la productividad del taller de carrocería.

Volver