¿Necesitas ayuda?

Reestrenar coche tras el COVID-19: Argumentos para atraer clientes a nuestro taller de chapa y pintura

Los negocios de reparación recuperan la actividad poco a poco. Es el momento de que el regreso vaya acompañado de carga de trabajo ¿Cómo? Los expertos de PPG te dan algunas claves para ayudarte a seducir a tus clientes.

 

Muchos talleres echaron el cierre temporalmente al decretarse el Estado de Alarma con el que se limitaba tanto su actividad como la movilidad de los ciudadanos. Tras entrar en las Fases de la llamada ‘desescalada’, el regreso paulatino a la actividad de los negocios que habían permanecido cerrados es un hecho. Además de las preocupaciones lógicas de dicha vuelta al taller (gestión del personal, medidas de seguridad e higiene a adoptar para evitar riesgos…), un elemento imprescindible es que esa vuelta se produzca con la suficiente carga de trabajo.

 

Como puede pasar con cualquier maquinaria que se detiene, volverla a poner en funcionamiento cuesta. Si la maquinaria está bien engrasada, esa reactivación costará un poco menos. Sin embargo, nunca estará de más darle ‘un empujón’ para facilitar esa puesta en marcha. No en vano, los talleres de chapa y pintura, si bien en muchos casos han aprovechado para seguir trabajando ‘a puerta cerrada’ para dar salida al trabajo que tenían pendiente, ahora se encuentran con que casi deben empezar de 0.

 

En este sentido, ahora es el momento de poner en marcha aquellas acciones que habíamos ideado en el plan de Marketing que podíamos desplegar con el regreso a la actividad. Lo hayas preparado o no, el objetivo ahora es claro: animar al cliente a que traiga su coche a nuestro taller. Así, la idea es iniciar una campaña para motivar al cliente para que arregle esos defectos de carrocería que pueda presentar su vehículo y cuya reparación ha ido posponiendo. De igual forma, también es un buen momento para animar a reparar esos daños que haya podido sufrir el vehículo parado durante el confinamiento y así evitar que vayan a más….

 

 

Argumentos para traer clientes al taller de chapa y pintura


No hay una única fórmula ni un único argumento para animar a nuestros clientes a que regresen a nuestro taller para someter a sus vehículos a una reparación de chapa. Por eso, conviene no sólo cargarse de paciencia, sino también de argumentos para escoger el más adecuado a cada cliente y a cada momento.

 

Si bien es cierto que durante lo que llevamos de estado de alarma muchos vehículos apenas se han movido (con lo que la posibilidad de sufrir un siniestro de chapa ha tendido a cero), no lo es menos que muchos clientes antes del 14 de marzo no habían tenido tiempo de arreglar algún desperfecto previo, con lo que ahora es un buen momento para animarles a hacerlo. ¿Te has planteado hacer una valoración rápida de esos pequeños daños que pueden presentar los vehículos de tu zona de influencia? Los coches aparcados en el polígono industrial donde se ubique tu taller, o los parkings cercanos y zonas de estacionamiento concurridas pueden ser un buen sitio para empezar. Con un presupuesto orientativo de la reparación en mano, es posible que muchos clientes se animen a dar el paso de acercarse a tu taller. Es un ejemplo de

 

En línea con esto, otro argumento para alentar al cliente a reparar ahora cualquier daño en la carrocería de su vehículo puede ser “ponerlo guapo” para pasar la ITV. Y más cuando más de 3 millones de vehículos, según las ITVs, tienen suspendida la inspección al haber cumplido su plazo durante el estado de alarma.

 

Asimismo, se puede apelar a los sentimientos de los clientes ¿Cómo? Con alguna campaña dirigida a estimular su deseo de celebrar el fin del confinamiento. Después de dos meses en cuarentena, sin apenas salir, la mayoría tenemos ganas de pasar página, salir, disfrutar… Y aunque todo ello deberá hacerse con responsabilidad, sin poner en riesgo a nadie, muchos conductores pueden sentir ganas de ‘reestrenar’ su coche (y más cuando es posible que la venta de vehículos se ralentice). Identifiquémosles y animémosles a repintar su coche de cara al buen tiempo.

 

Un buen tiempo que vendrá con la proximidad del verano y que nos ofrece otro argumento: arreglar los posibles daños en la carrocería (aunque sean pequeños) para evitar, sobre todo en zonas de costa, que deriven en corrosión. Si bien aún está por ver cómo nos podremos desplazar este verano, es previsible que muchos ciudadanos puedan disfrutar de sus vacaciones en zonas de playa donde la sal, el sol y la arena serán poco amistosos con la carrocería de sus vehículos, y más si éstos presentan daños en su chapa o pintura. Si tu taller se encuentra en una zona marítima, ya sabes: tus clientes no tienen excusa.

 

mejora tuy negocio

 

 

Acciones a desplegar

Como ves, argumentos sobran. Lo importante es saber elegir el más adecuado en cada momento para seducir a nuestros clientes, ya sean actuales o potenciales. En este sentido, ten en cuenta a cada tipo de cliente y sus peculiaridades (particulares, flotas…). Y recuerda, tu taller de carrocería tiene a su disposición muchas armas para amplificar sus mensajes.

 

Una de ellas será nuestra base de datos, que en estos momentos será aún más una gran aliada, ya que nos permitirá dar a conocer a los clientes nuestras novedades: que estamos de vuelta, que tenemos disponible el servicio de cita previa (fundamental en las primeras fases de la desescalada), que hemos adoptado todas las medidas necesarias para trabajar con seguridad y evitar riesgos de contagios… Por no hablar de otros servicios adicionales que hayamos podido poner en marcha (servicio de recogida y entrega de vehículos a domicilio, desinfección de vehículos…).

 

Asimismo, como ya hemos comentado otras ocasiones, las redes sociales también nos serán de gran ayuda para dar a conocer nuestras novedades y campañas: incluso, nos pueden servir de gancho para ganar ‘seguidores’, ofreciendo descuentos o cualquier otro incentivo para aquellos que reserven su cita y “vengan” procedentes de nuestros perfiles online (por ejemplo, con un código o similar).

 

Tampoco desdeñemos la importancia de la venta cruzada, especialmente si en nuestro taller damos algún servicio adicional a la reparación de carrocería. Así, podemos ofrecer descuentos o cualquier otro incentivo, para aquellos clientes que, acercándose a nuestros servicios para operaciones de mecánica (ya sean reparaciones o mantenimientos), también reserven intervenciones de chapa y pintura.

 

Incluso podemos poner en marcha acciones más ‘agresivas’ como una que quizás recuerdes y que realizó un taller en plena crisis económica tras la crisis financiera de 2008. Era 2011 cuando al gerente de un taller valenciano se le ocurrió la idea de dejar presupuestos de reparación en los parabrisas de coches que presentaban distintos daños.

 

Una vez preparada la herramienta informática adecuada, la persona del taller con mayor formación en peritación empezó a salir a la calle, buscando coches con golpes en la carrocería, faros dañados... Una vez localizados, dejaba un presupuesto en el parabrisas. Según confesaba entonces el propio gerente, en poco tiempo, el volumen de trabajo aumentó de forma considerable tras un mes realizando esa campaña.

 

Este es un ejemplo de que lo importante es echarle imaginación para superar situaciones que ponen a prueba nuestros negocios ¿Quieres un taller más próspero? Quizá te interese nuestro post sobre ¿Cómo preparar de forma correcta el área de pintura de nuestro taller? O quizás quieras conocer qué es la metodología Lean Six Sigma con la que desde PPG hemos ayudado a centenares de clientes a mejorar su desempeño y alcanzar sus objetivos comerciales, como en estos casos de éxito.

 

suscribir

Volver