¿Necesitas ayuda?

mejora continua

Si tu negocio ha llegado hasta donde está hoy no es por casualidad: trabajo, esfuerzo, sacrificio, buenas decisiones, buen servicio y una buena gestión son algunos de los ingredientes que han intervenido para conseguirlo.

Sin embargo, y a pesar del paso del tiempo y por mucho que tu servicio sea cada vez mejor, es probable que sigas manteniendo alguno de los problemas del principio como atraer clientes o generar nuevos ingresos. Entonces ¿estás haciendo algo mal? ¿Puedes aumentar tu base de clientes y tus ventas?

La respuesta a estas preguntas puede estar en que, quizá, hay algunos factores que podrían estar frenando el crecimiento de tu taller ¿sabrías identificarlos? ¿Es posible corregir el rumbo? Si quieres resolver estas dudas este post te va a interesar…

Factores que impiden crecer a tu taller de carrocería

Gerente y responsables de taller hace tiempo que gestionan los negocios de reparación como verdaderas empresas, con todo lo que ello implica. Y es que, una gestión cada vez más profesional es clave para lograr negocios no sólo rentables sino duraderos.

De este modo, una buena gestión del taller de carrocería pasa también por un análisis exhaustivo del negocio, para detectar esos factores que nos están impidiendo ir más allá y que es posible que aún no los hayamos descubierto ¿Cuáles son esos factores (o al menos los más recurrentes)?

Inversión insuficiente

¿Nos hemos quedado obsoletos? Un negocio puede ser una gran y fructífera inversión, pero no invertir lo suficiente es un grave (y común) error. Y no sólo vale con la inversión inicial. Invertir constantemente en nuestro negocio no hace sino mejorarlo, adaptarlo y actualizarlo a las cambiantes exigencias del mercado.

Poca convicción

Aunque llevemos mucho tiempo en el mercado, es posible que nos surjan dudas. No creer en nosotros mismos y en nuestro negocio es el peor de los pecados. No importa cuántos obstáculos haya que sortear, un empresario decidido, que confía en sí mismo y con la convicción de triunfar, tiene la mayor parte del camino recorrido para lograrlo, pues no deja de buscar la forma de mejorar y salir adelante.

Creer que lo sabemos todo

Este punto enlaza con el primero, ya que una de las inversiones que no pueden faltar en nuestro taller es la inversión en formación tanto gerencial como técnica (¿sabes cómo desde PPG podemos ayudarte?). La formación continua tanto en gestión como en aspectos técnicos (nuevos materiales en las carrocerías, innovaciones en pinturas y acabados….) es fundamental para seguir avanzando, de nuevo, para poder satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

No ir de la mano de la tecnología

La tecnología lo inunda todo: la gestión empresarial, la relación con los clientes, incluso los propios vehículos y la forma de repararlos. De ahí que el taller no tiene otra opción que ‘abrazarla’ y exprimirla al máximo para su propio beneficio. Y no sólo en la gestión del negocio. También en el uso de herramientas que facilitan el trabajo y que mejoran los procesos, como las herramientas y soluciones que te propone PPG.

Marketing ineficiente

Si no logras atraer clientes para aumentar tus ingresos es posible que no hayas adoptado las tácticas de marketing adecuadas. Para sobresalir sobre tu competencia tienes a tu alcance diversas herramientas que puedes, en la medida de tus posibilidades, poner en marcha para darte a conocer en tu zona de influencia.

Marca deteriorada

Tu marca es más que un logotipo en la fachada del taller o en la esquina de tu página web. Si tu marca es insatisfactoria no es fácil retener clientes, ni mucho menos atraer nuevos. Por eso, revisa tus servicios y cuestiónate si son lo que esperan tus clientes. Y si no es así, introduce las medidas necesarias para corregir lo que no estamos haciendo todo lo bien que deberíamos ¿Tienes presencia en internet? Examina también qué están diciendo tus clientes de ti…

No escuchar a tus clientes

Y enlazando con esto último, no pierdas de vista a tus clientes. No hagas suposiciones sobre ellos. Analiza cómo son para conocerlos mejor, conocer sus necesidades. Recuerda que el cliente es el centro del negocio por lo que es crítico contar, por ejemplo, con un buen CRM para mantener un buen contacto con ellos. Asimismo, puedes obtener más información sobre sus preferencias y problemas con pequeñas encuestas que pueden ayudarte.

Puede llevar tiempo y esfuerzo, pero hacer crecer tu negocio también está en tu mano. En lugar de tirar la toalla, corrige algunas cosas, mejora otras… hacerlo a tiempo podría ser la clave del éxito (y supervivencia) de tu negocio.

¿Quieres un taller más próspero? Quizá te interese nuestro post sobre ¿Cómo preparar de forma correcta el área de pintura de nuestro taller? O quizá quieras conocer qué es la metodología Lean Six Sigma con la que desde PPG hemos ayudado a centenares de clientes a mejorar su desempeño y alcanzar sus objetivos comerciales.

Volver