Tipos de acabados en el automóvil imagen

Los sistemas de pintado en el sector de automóvil se clasifican por el número de capas de pintura de acabado (color y barniz). Por este motivo, dicha clasificación se denomina sistemas de acabado.

Los más utilizados en vehículos son tres: sistemas monocapa, bicapa y tricapa. Cada uno de ellos tiene sus propias peculiaridades por el que, el proceso de pintado de cada uno de ellos varía.

El sistema monocapa es el acabado que se realiza, como su propio nombre indica, en una sola capa. En ella, se incluyen todas sus características (color, brillo, resistencia, dureza, protección ultravioleta…).

En el sector de automoción, actualmente se utilizan resinas acrílicas y pigmentos sólidos o colorantes para esta pintura.

Una variante del sistema monocapa es el acabado texturado o rugoso. En él, la capa de pintura contiene resina, color y unas partículas diminutas de poliéster, que le confieren rugosidad.

El bicapa, por su parte, es el sistema de acabado más utilizado en la actualidad. Para conseguirlo, se aplica una primera capa de color y una segunda de barniz, que proporciona brillo, resistencia y protección al color.

La resina utilizada en el color bicapa actual es acuosa. En ella van ligados los pigmentos que forman el color y que, según la mezcla y proporciones, obtienen unos colores y efectos distintos. Según dicho efecto, reciben el nombre de color bicapa:

  • Sólido. En él, los pigmentos son únicamente colorantes o sólidos. El acabado no presenta ningún efecto, sólo color (blanco, rojo, negro, azul…).
  • Metalizado. Este acabado, por lo general, combina pigmentos metálicos y sólidos (éstos en proporciones muy pequeñas), para dar un tono al color y no enmascarar el efecto metal.
  • Perlado. Es el acabado que más tipos de pigmentos puede incorporar. Es muy habitual que un color bicapa perlado reúna pigmentos perlados, sólidos y metalizados, y, en el caso de algunos colores, también pigmentos especiales, tipo ‘Xirallic’.

Por último, el sistema de acabado tricapa se consigue con dos capas de color –una de fondo y otra de efecto– y finaliza con una tercera de barniz. La capa de efecto permite que parte de la luz traspase y refleje la capa de fondo, proporcionando una serie de efectos de profundidad y reflejos que no se pueden reproducir con un sistema bicapa.

Volver