Trucos y consejos para un enmascarado de vehículos de calidad en el taller de chapa y pintura

Un buen trabajo de repintado es aquel que consigue devolver el aspecto original a la pieza o piezas repintadas sin que existan evidencias de la reparación realizada. Para cumplir con este objetivo, además de realizar de forma correcta los procesos de lijado y aplicaciones de pinturas, es fundamental llevar a cabo un adecuado proceso de enmascarado ¿Realmente es tan importante?

El enmascarado, como ya hemos comentado en este blog, tiene como misión proteger las zonas del vehículo no implicadas en la reparación para evitar que se pulvericen con pintura o se dañen durante el proceso de lijado de la superficie. Sin embargo, todo pintor sabe que esto es más fácil de decir que de hacer.

El proceso de enmascarado es una de las operaciones más laboriosas de la reparación de carrocería. También es uno de los trabajos más desagradecidos porque cuando se hace a la perfección, no se puede ver ninguna evidencia de ese perfecto enmascaramiento (más allá de que haya cumplido perfectamente su función y nos haya ahorrado tiempo).

Por otra parte, y dado que los talleres de carrocería se ven presionados para reducir costes en todas las áreas, algunos ven el enmascarado como un área en el que poder ahorrar, un error que puede costar caro. Y es que los productos de enmascarado inadecuados pueden levantarse en cualquier momento, dejar residuos de adhesivo, rasgarse varias veces durante la colocación o extracción... Todas estas deficiencias hacen perder tiempo, el activo más valioso que tiene un taller de carrocería.

En cambio, las prácticas de enmascarado de calidad pueden ayudar a que el proceso sea más rápido y hacer que las reparaciones alcancen mejores acabados.

El enmascarado y el uso de productos adecuados

Hace tiempo que quedaron atrás los enmascarados con papel de periódico y cinta de pintor (o al menos, debería). No en vano, para obtener un buen resultado y evitar problemas que generen costosos trabajos de limpieza o de eliminación de pulverizados deben emplearse productos específicos y de calidad que además agilicen y faciliten los trabajos de enmascarado.

Hoy en día existe una amplia gama de productos para el enmascarado en automoción que permiten realizar este proceso con total garantía y empleando el menor tiempo posible. En este sentido, PPG, través de su gama de anexos para el repintado de vehículos Bodyline ofrece al taller una amplia oferta de cintas de enmascarar (diseñadas para soportar temperaturas de hasta 100ºC), de perfilar, burletes, papel de enmascarado, fundas y plásticos protectores para garantizar que durante el pintado no entre pintura pulverizada en ninguna zona que perjudique al acabado.

Y es que, además de realizar un buen trabajo de enmascarado, hay que asegurarse de trabajar con los mejores productos; de lo contrario, al retirar todo el material utilizado durante el enmascarado, pueden surgir problemas como saltos de pintura entre capas, gomas pintadas o residuos de adhesivo sobre la superficie. Esto provoca tener que realizar retoques posteriores, lo que incide en la productividad del taller...

Cómo realizar el enmascarado de forma correcta

#1 - Prepara la superficie para enmascarar

Asegúrate de preparar adecuadamente las áreas a enmascarar: deben estar limpias, secas y libres de polvo. Cualquier suciedad podría comprometer la eficacia de los productos de enmascarado, causando problemas durante el pintado de la carrocería.

De hecho, si las superficies no están perfectamente limpias, la cinta adhesiva puede romperse en medio del trabajo y la pintura misma puede desprenderse durante o después del trabajo.

El agua caliente y el limpiador pueden no ser suficientes para garantizar una limpieza precisa: por tanto, conviene utilizar productos desengrasantes a base de agua o solventes para eliminar la grasa, el aceite y la silicona del automóvil.

#2 - Cómo encintar para luego pintar

Realizada la primera operación, es el momento de aplicar cinta adhesiva debajo de los bordes alrededor del área de enmascarado. La mejor manera de realizar esta operación es desenrollar la cinta y aplicarla debajo de los bordes del área que necesitamos pintar.

Solo asegúrate de usar únicamente la mitad de la superficie adhesiva de la cinta, dejando que la otra mitad sobresalga del borde, lista para usarse en el próximo paso de enmascarado. Lo necesitaremos para aplicar papel de enmascarar en el vehículo. Para proteger áreas pequeñas y angostas (como las manillas de las puertas), puedes usar la cinta directamente en el automóvil.

#3 - Usa papel de enmascarar para cubrir áreas cercanas

A continuación, prepara papel de enmascarar o películas de enmascarar para la protección de las superficies alrededor del área a pintar. Primero, aplica cinta de enmascarar alrededor de los bordes del papel, dejando que sobresalga la mitad de la cinta. Después, colocamos el papel sobre el coche, haciendo coincidir la cinta libre de sus bordes con la que hemos preparado sobre el vehículo.

#4 - Utilice productos específicos para aplicaciones de alta precisión

En algunos casos, tenemos que pintar cerca de puertas, techos corredizos, faros o luces traseras. Para proteger estas zonas de la mejor manera, puedes utilizar algunos productos específicos como la cinta de perfilar, cinta para enmascarar lunas o cubre neumáticos.

Volver