Un pulido eficiente también mejora la productividad y rentabilidad del taller de chapa y pintura: errores a evitar

El pulido de la carrocería tiene como objetivo dejar un acabado liso y de alto brillo que devuelva, o incluso mejore, la apariencia original del vehículo. Este proceso se puede llevar acabo tras el proceso de pintado, para eliminar defectos o para renovar el brillo que el vehículo ha ido perdiendo a lo largo del tiempo.

Como cualquier proceso en el taller de chapa y pintura, efectuarlo de forma eficiente tendrá un impacto directo y positivo en la productividad —empleamos sólo el tiempo indispensable— y la rentabilidad —optimización de tiempos y materiales—.

Los pulimentos

En este proceso, son fundamentales los pulimentos. Estos productos contienen pequeños abrasivos que suavizan las aristas de los arañazos de la superficie de la pintura para que no puedan capturar la luz que los hace visibles. Estos abrasivos son de tamaño microscópico, de tal forma que no se daña la pintura.

En función del poder de abrasión que necesitemos, elegiremos un pulimento u otro. El aplicador (boinas de pulido si usamos pulidora) que utilicemos también es de vital importancia: generalmente se utilizan aplicadores de espuma, con un menor o mayor poder de abrasión. Dependiendo del estado de la pintura, se requerirán más o menos pasos o etapas de pulido.

¿Qué tipos de pulimentos hay?

De alto corte: compounds/restauradores/desbastadores  

Los pulimentos de mayor poder de abrasión se deben utilizar únicamente en el caso de arañazos muy severos, ya que eliminan una parte importante de la capa de barniz. Si no estamos seguros de necesitarlo, utilizaremos un producto más suave primero. Son ideales para pinturas muy deterioradas, oxidadas, sin brillo, o con marcas profundas.

En este sentido, conviene probar siempre los pulimentos en una zona poco visible para ver qué resultados consiguen en la pintura. Asimismo, es recomendable el uso de pulidora, ya que aprovecharemos mejora toda la capacidad de corte que tienen estos productos.

Medios

No tienen la agresividad de los compounds, aunque eliminarán la mayoría de los desperfectos de la carrocería. Son los pulimentos más habituales para la eliminación de las clásicas marcas de lavado, también llamadas swirls. Estas marcas pueden ser abundantes pero, normalmente, son ligeras.

Finales: de acabado o de abrillantar

Los pulimentos finales, a diferencia de los anteriores, están formulados para devolver a la pintura todo su brillo. Apenas tienen partículas abrasivas y por ello su capacidad de corte es mínima. Estos productos se utilizan para aportar el máximo brillo a la carrocería tras haber aplicado un compound, o para retirar pequeñas marcas fruto de la aplicación de otros pulimentos agresivos.

Son habituales también para mantener el brillo de pinturas que han sido tratadas anteriormente con algún pulimento. También se suelen usar para eliminar ligeros hologramas o marcas muy suaves de lavado, así como para perfeccionar pinturas en buen estado.

Limpiadores de pintura

Estos productos limpian la superficie en profundidad, a la vez que pueden rellenar las pequeñas marcas y arañazos. Se utilizan sobre todo en vehículos nuevos o casi nuevos, o en aquellos vehículos que ya han sido tratados con pulimentos y simplemente vamos a mantener el brillo y acabado. Dado que no tienen capacidad de abrasión no necesitamos aplicar presión sobre el aplicador. Posteriormente, podremos aplicar cera sobre ellos.

Truco: tras  aplicar un pulimento final o un limpiador de pintura lo protegeremos todo con un buen sellante

Errores a evitar en el pulido

El pulido es un proceso igual de importante que el resto de etapas del repintado, ya que, mal ejecutado, puede arruinar todo el trabajo anterior.

Por eso, conviene evitar algunos errores que se pueden cometer a la hora de pulir y que no sólo repercuten en la calidad del acabado final sino también en nuestra productividad y rentabilidad.

❌ No realizar una correcta limpieza. Antes de realizar un pulido es importante partir de una superficie limpia y seca, ya que, en caso contrario, la suciedad podría causar más daños en el revestimiento de pintura. Este proceso no es necesario en el caso de eliminación de defectos, si se realiza a continuación del pintado tras el secado, ya que se parte de una superficie limpia.

Para esta fase de lavado y secado se precisa champú, manopla o bayetas de microfibras y agua. En ocasiones es recomendable incluso realizar después una ‘descontaminación’ o eliminación de impurezas de la pintura. Esta operación se realiza si el vehículo presenta una superficie rugosa o áspera, debido a su exposición a agentes contaminantes (polvo industrial, carbonilla de gases de escape, etc.).

❌ No utilizar bien la pulidora.  La pulidora debe programarse para que no dañe la superficie: conviene usarla a velocidad media, en línea recta (hacia delante y hacia atrás), y tratar de utilizar almohadillas húmedas e incluso muy suaves, sobre todo, en vehículos de color oscuro.

❌ Aplicar pulimento y no dejarlo secar.  Entregar el vehículo con el pulimento aún sin secar es un error, ya que se vuelve como un imán de partículas y suciedad de la calle, y tarde o temprano  aparecerán arañazos  o daños mayores en la pintura.

❌ Pulir un vehículo en el exterior y al sol. Al igual que sucede con el repintado, el pulido tampoco se debe hacer al aire libre bajo ninguna circunstancia. Durante el proceso, el sol puede calentar el pulimento por lo que pueden aparecer manchas en la superficie, lo que obligará a repetir el trabajo.

❌ No usar productos de calidad. Es importante que si utilizas pulimentos, apuestes por marcas de calidad como Bodyline de PPG. Pon mucha atención también en las especificaciones del fabricante: así evitarás que estos productos dañen la pintura.

La gama de anexos Bodyline de PPG ofrece al taller una amplia variedad de productos (abrasivos, selladores y adhesivos, para enmascarado, pulido y otros consumibles) con unas destacadas ventajas competitivas.

En este sentido, la gama de productos para el pulido (pulimentos, boinas de pulido, paños de microfibra…) proporciona soluciones para todas las necesidades del taller, utilizando las últimas tecnologías.

Volver